Escribir con rima

Me salió un versito 

Y cuando te sale un versito, queda feíto.

Uno de los objetivos de la corrección es que los textos fluyan sin interrupciones. Y cuando leemos prosa y nos encontramos con rimas, nuestra cabeza hace ¡pium! y la atención vuela a otra cosa. ⁣

Esto por lo general es un error involuntario y se corrige cambiando las palabras que riman por sinónimos o alterando el orden de la frase. A veces hay que resignarse, pero por lo general se puede resolver sin problemas. ⠀

Sin embargo, siempre hay alguien que piensa que si le pone rima a la prosa el texto le va a quedar más elegante. Por favor, resistí a esas tentaciones. Es tu angelito malo que te quiere hacer quedar en ridículo.


Si te gustó esta publicación sobre rimas involuntarias, podés leer esta publicación sobre cacofonía

Voz pasiva

Los ejemplos, en cumbia

 

¿Cuando usar la voz pasiva? Stephen King dice que los escritores miedosos son quienes más la usan. Es que quizás creamos que nuestros textos se lucen más en voz pasiva, pero lo que ocurre es más bien lo contrario: parecemos inseguros y asustados.⁣

⁣Ejemplos bailanteros:

❌ La motito del boludo de Carlitos fue robada.⁣
❌ Que la colaless sea mostrada.⁣

 

⁣¿Se imaginan en el boliche cantando eso y meneando hasta abajo? Mejor tomar coraje.⁣

✔️ Le robaron la motito al bolu* de Carlitos.⁣
✔️ Que las chicas muestren la colaless 😱⁣

 

⁣Las diferencias saltan a la vista.

 

Bueno, eso es todo: la respuesta sobre cuándo usar la voz pasiva podría ser perfectamente: nunca. Aunque más bien diría: no exageremos, la usan si quieren, pero mejor evitarla. Coraje y determinación, aunque no escriban letras de cumbia.


Si te gustó esta publicación, podés seguir por acá.

Puntos suspensivos

Son tres (y nada más que tres)

Nunca viene mal aclararlo. Incluso, de todas maneras la pregunta que nos ocupa es ¿cuándo es conveniente emplear los puntos suspensivos?

Me interesa proponer que consideren este signo ortográfico como un recurso. Entonces, si es un recurso, deberíamos moderar su empleo. Por ejemplo, si leo algo como lo que sigue, me sube la presión a veinte (o quizás me duermo, depende):

❌ Mirá… Tenía algo que decirte… Quería… Quería que supieras que… yo… el otro día… estuve con Mabel…

En cambio, si lo leo como sigue, pienso: Ay, qué intriga. ¿Cómo seguirá la historia?

✔️ Mirá, tenía algo que decirte. Quería —vaciló— que supieras que yo, el otro día… estuve con Mabel.

¿Qué pasa con Mabel? No sabemos, porque el suspenso viene con el contexto. Pero si necesitamos poner mil puntos suspensivos para crearlo es porque hicimos todo mal. Así que borre, borre, borre. Y vuelva a comenzar.

O me escribe por Whatsapp 😉

Leer más: Respire pero no coma