Algunos libros que corregí

Durante estos meses estuve trabajando en varios libros de la editorial Último Recurso. Dejo aquí el enlace para que conozcan el catálogo.

Menotti, Paulo (2021). Un faro de luces y sombras. Historias de militancia en el Swift.

Del Frade, Carlos (2021). Vicentin. Desaparecedores y fugadores. Capitalismo argentino.

Del Frade, Carlos (2021). 45 x 45. 45 números y frases a 45 años del golpe de 1976.

Zamarreño, Roxana (2021). Relatos de una mujer obrera.


Podés encontrar mi porfolio aquí.

Adverbios en -mente

Con respecto a los adverbios terminados en -mente, García Márquez dice que son «un vicio empobrecedor». Yo los llamo el adverbio de la pereza: son los más fáciles de crear (con adjetivo + -mente) y te parece que quedás como un rey, escribiendo con toda la pompa…
Pero no, todo lo contrario: los adverbios en -mente alargan las frases in-ter-mi-na-ble-mente (¿ven?) y afectan la sonoridad del texto, porque en algunos casos escriben más de uno por párrafo y el texto termina oyéndose todo igual (lalalamente, nananamente, mente-mente-mente 🙈).
¿Cómo los corregimos? Si se pueden suprimir y vemos que no afecta el sentido de la frase, suprimimos. Si no, reemplazamos por otro adverbio o forma adverbial equivalente. Algunos ejemplos de cómo serían esos cambios:
Recientemente  | Recién ✔️
Inmediatamente ❌ | De inmediato ✔️
Posteriormente | Después ✔️
Y así.
No es para censurarlos por completo, pero sí conviene moderar su empleo.
———————————————————————
Si te gustó esta publicación sobre adverbios en -mente, te recomiendo que sigas leyendo por aquí.