Hipérbaton

Alteración del orden gramatical

A diferencia del latín y otras lenguas, en español las oraciones tienen un orden SVO (Sujeto Verbo Objeto): ⁣⠀

⁣* Su recuerdo lo ocupa todo⁣.⠀

⁣La alteración de este orden a veces produce un efecto poético y ese fenómeno se llama hipérbaton:⁣⠀

⁣* Lo ocupa todo su recuerdo⁣.⠀

⁣(No consigo olvidaaaaar)⁣⠀

⁣Ahora, otras veces pasa que viene tu compañero de oficina y te informa que:⁣⠀

⁣«Va a venir a retirar el dinero un chico que se llama Pablo después de las cinco de la tarde». ⁣⠀

⁣En la oralidad, que no se corrige, reímos y hacemos chistes malos como el que sigue:⁣⠀

⁣—Hola, sí, ¿me pasarías con Pablo?
—¿Qué Pablo? ⁣⠀
—Pablo Después De Las Cinco ⁣⠀

⁣⁣En la escritura, es mejor prestar atención y organizar el hipérbaton cuando es involuntario. De este modo, se evitan el efecto de ridículo o las ambigüedades: ⁣⠀

«Después de las cinco de la tarde, va a pasar un chico, que se llama Pablo: viene a retirar el dinero».

Y viene y se lo lleva. Laura, por su parte, sigue ocupando todo, como siempre. Por más que intentes escaparte.

——————————————————————–

Te puede interesar: Conjunción y/o

Dequeísmo

«Me dijo de que» y otros crímenes

Otra de las cuestiones que debemos revisar en nuestros textos: no escribir «de» junto a palabras que no requieren esta preposición. Esto es, no incurrir en dequeísmos. Los ejemplos son de margarita deshojada: ⠀⠀⠀

* Creo de que ya no te quiere.⠀⠀
* Pienso de que sí, me quiere.⠀
* Opino de que si no te quiere, ella se la pierde.⠀
* Escuché de que sí te quiere.⠀
* Temo de que no me quiera.⠀
* Ya me dijo de que sí te quiere.⠀

Todos esos ejemplos deberían ir sin «de». Los motivos son meramente normativos, o sea: son lo que son, cada verbo tiene su comportamiento.⠀

Esta norma aplica para verbos de pensamiento, de habla, de percepción y de temor. Hoy nos ocupamos de estos en particular, pero hay más casos de dequeísmo en otro tipo de construcciones.⠀

Por último, también tenemos la versión contraria, el queísmo. Porque si algo puede salir mal, sale mal. Cuando tenés que escribir «de», no la escribís. Y así andamos.